¿Es indispensable un "cierre"?


Cuando el mensaje de salvación es presentado de manera bíblica y completa y se ha llamado al arrepentimiento y a poner toda la fe y confianza en la persona de Cristo y en su obra de redención, no hay necesidad de que después de ello, venga un gran evangelista, un afamado pastor o un muy conocido predicador con un "cierre" tipo "llamado al altar": es el Espíritu Santo el que convence al pecador y el que lo regenera y cualquier fórmula y estrategia humana, ni magnifica ni disminuye la eficacia de la obra de Dios. Es a través de oír la Palabra que el humano entiende que Dios salva mediante su Hijo.

"Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios" (Ro 10:17).

"Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre" (1 Ti 2:5).

Predicadores, cualquiera que sea su nombramiento o posición, presenten lealmente la Palabra y hablen fielmente el mensaje del Evangelio, esa es su labor. Puede ser la primera y única vez que algunos escucharán el mensaje, así que los oyentes deben retirarse llevando la Palabra de Dios y no las palabras de ustedes; el Espíritu Santo obrará en sus corazones y en sus vidas con la Palabra sembrada en ellos. La promesa de nuestro Señor es que Su Palabra, no la nuestra, será la que no volverá vacía.

"así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié (Is 55:11).

Gracias a Dios por aquellos que aún permanecen en Su Palabra y la trazan fielmente para todo aquel que escucha. Seguirán siendo usados por Jehová Dios en cualquier lugar a donde vayan. No se rindan, no se desanimen, el Señor va delante de ustedes.

¡Que el Señor nos encuentre fieles!

Comentarios

Entradas populares

Todos los logotipos, marcas y avisos comerciales son propiedad de sus respectivos dueños. La información de los derechos de esta obra está en este aviso.

Imagen original de fondo: Museum Wales